Ella volvió a empujarle, y Pistol, en defensa, la agarró por la cintura y la levantó. Bullet chilló, odiándole con toda su alma. La dejó sobre una mesa destartalada, y ella bufó, embravecida como un toro. Su pecho subía y bajaba con violencia. Podría matarle con una sola de sus miradas.
Y Pistol podía ahogarse en su violencia. Para siempre.
Dios, quiero a esta mujer. La quiero aunque ella me hiera con su odio. Quiero que me siga jodiendo con su odio.
—No sabía lo que quería hasta que apareciste —le dijo él, observándola en la oscuridad—. Eres lo que siempre he buscado, Bullet.
La princesa B agarró su cuello, clavándole las uñas en la piel. Hervía en él; ella, su contacto y sus labios. Bullet gimoteó, bajando las manos por su pecho, rompiendo los botones para tocar su piel. Pistol sujetó su cintura, e inconsciente, la apretó contra la suya, jadeando.
Y para su sorpresa, ella no le apartó. Sólo volvió a gemir, ronroneando como una gata satisfecha, y eso terminó por encenderle. Al besarle le mordió el labio, haciéndole daño. Pistol acarició sus piernas por debajo del tutú, y se sintió morir cuando tocó sus nalgas desnudas y sus dedos recorrieron la forma de la braguita que guardaba aquello que todos los hombres sobre la faz de Hex deseaban.
—Ódiame, por favor —le suplicó él, nublado por la lujuria—. Sigue odiándome de esta manera.

Bulletproof, Capítulo 14 - Descarga aquí.

3 comentarios:

  1. ¡WoW! Pedazo de cambio que le has hecho al blog!
    Tengo tanto que contarte... xD Te vas a caer de lo largo que será mi e-mail e.e Espero que sobrevivas.

    Esta escena del capítulo me impactó mucho y me recordó a mí :) Por eso esta historia me confunde y me atrae jeje

    ResponderEliminar
  2. Gracias bonita :)) Lo espero con impaciencia!

    ResponderEliminar
  3. si es que del odio al amor hay un paso :)

    ResponderEliminar

Por si quieres dejar tu huella aquí :)

c o r a z o n e s.