A veces, cuando echas mucho de menos a alguien, el estómago se te encoje y se retuerce. Otras veces desearías, sin más, poder compartir lo que te pasa otra vez. Parece que lo bueno desaparece cuando más lo necesitas.

2 comentarios:

Por si quieres dejar tu huella aquí :)

c o r a z o n e s.