Me cago en la puta.
Ya me ha vuelto a pasar.
Mierda, mierda.
¿Pero por qué tiene que cruzarse precisamente ahora?
¡No tengo ni tiempo ni paciencia para andar con chuminadas!
Sí, hoy estoy cabreada.
¡Estoy cabreada porque creo que me estoy enamorando y
ODIO la opresión que me provoca en el pecho!
Y odio que me mire tan fijamente.
Y que se burle de lo que digo.
Y que me bese justo en la coronilla durante tres segundos y medio,
que los he contado.
Y que diga que cuando frunzo los labios con indignación estoy adorable.
Y odio su tono de voz
Y la manera en que se inclina hacia mí para hablarme bajito.
Y el olor que su mierda de tabaco me deja en el pelo pero que al final,
parece que huele a él.
Mira, que le odio y punto.
Al final voy a llenar el puto blog de entradas sentimentalistas.

2 comentarios:

Por si quieres dejar tu huella aquí :)

c o r a z o n e s.