Detrás de unos arbustos, en una pequeña calle residencial, estaba sentada una chica. La luz de la farola caía sobre ella, iluminándola como si fuera un ángel, mientras su traje de color blanco ondeaba fantasmalmente por la brisa, y su melena negra jugaba con el viento. No podía verle la cara, porque la tapaba con sus pequeñas manitas ahogando sollozos que estaba seguro quería esconder. Luego, observándola fijamente, descubrí que sus pies estaban descalzos, recorridos por hilos de sangre. Debía ser eso lo que tanto dolor le causaba.
El impulso de auxiliarla era enorme. Jamás había podido hacer aquello. Era la primera vez que se me presentaba, en toda mi vida, una ocasión de ayudar de pura necesidad. De encontrarme a un desconocido y poder ayudarlo anónimamente, sin ningún tipo de recompensa a cambio.
Y ella estaba llorando. Parecía una niña pequeña, frágil y asustada. Me dio la impresión de que rebosaba vulnerabilidad por cada poro de su piel. El estómago se me encogió una vez más. Sabía que no sería capaz de pasar de largo sin preguntarle, al menos, si podía hacer algo por ella. Y a pesar de que pertenecía al factor de adolescente, por tanto peligroso para mí, caminé sigilosamente hasta ella y me incliné, mirándole la oscura cabellera.
- Perdona, ¿estás bien?
Ella alzó la cabeza repentinamente, asustada, quizás, por no haberme oído llegar. Y sus grandes ojos zafiros, rodeados de lágrimas de cristal, se clavaron como puñales en mi alma.

5 comentarios:

  1. Ayudar de esa manera es la mejor, te alivia y hace más feliz al corazón :)
    Besitos preciosa!

    ResponderEliminar
  2. Los Ángeles tienen los ojos más acuchillantes del mundo, mucho más que los Demonios, y exesivamente cuando estan en una situación desgraciada.

    ResponderEliminar
  3. Seguramente que esa mirada la iba a recordar siempre...(como para no hacerlo)

    Besos desde Francia!

    ResponderEliminar
  4. Pues con lo bonitos que son los ojos azules no puedo creerme que sean como cuchillas. Muás.

    ResponderEliminar
  5. Mejor duende que llanto... y siempre, siempre feliz! ;)

    ResponderEliminar

Por si quieres dejar tu huella aquí :)

c o r a z o n e s.