- Datch, tengo la impresión de que esa lluvia es obra tuya – le confesó Charles, sincero.
- ¿Mía? Eso suele hacerlo Rea.
- Y tú. No te olvides que eres un dios creador. Tus sentimientos van ligados a la naturaleza. Estos días he estado observándote – le explicó – No destruyes ni creas fenómenos dañinos, pero creas reflejos de cómo te sientes.
- ¿Y cómo se supone que me siento, señor sabelotodo?
- Pues… - Charles echó un ojo a la ventana, contra la que chocaban diminutas gotas de agua a toda velocidad – Triste. Sobre todo muy triste. Solo, confuso. Apostaría que un poco enfadado. Cansado. Y enamorado. Aunque eso último lo deduzco por lo de Rea, no por la lluvia.
Datch entrecerró los ojos.
- No has dado ni una – dijo, entre dientes.

4 comentarios:

  1. Enserio no ha acertado nada? Mmmm...puede que estes mintiendo :)

    Besos desde Francia!

    ResponderEliminar
  2. Más bien las ha acertado todas... ¡jejejeje! :)

    ResponderEliminar
  3. Cuesta digerir que alguien te diga la verdad..

    Unbeso,
    aquí otra seguidora más. Y fíjate qué casualidad, la nº100, jaja:)

    ResponderEliminar
  4. Ojalá que no, porque estar así y encima enamorado...

    ResponderEliminar

Por si quieres dejar tu huella aquí :)

c o r a z o n e s.