Depende del día te apetece hacer una cosa u otra. Y somos tantísima gente que existen tantos y tantos millones de acciones diferentes que jamás podríamos recabarlas todas por escrito para que quedara constancia. De cada momento. De cada sentimiento. La Historia pierde cada día páginas y páginas escritas con sangre de lágrimas, de risas, de dolor, de desamor, de caídas, de superación. El tiempo de una vida nunca es suficiente para llenarlo de todo aquello que te gustaría haber vivido. Porque no vive el que quiere, sino el que puede. Los que no podemos luchamos por quererlo. Otra gente desperdiciará tanto su vida en estupideces y cometerán tantos errores teniendo la mayor de las suertes que muchos desearán ponerse en su piel. Un solo día.
Desgraciadamente, la vida no es Disneylandia.
No puedes ponerte en posición de la vida de nadie. Te toca vivir la tuya. Sean cuales sean las consecuencias de tus actos.
Yo elegí contar la historia de ocho personas.
Ellos son
mi gente.

3 comentarios:

  1. Gracias a tu texto, he vuelto a recordar una pregunta que siempre ronda mi mente: ¿Ser madura y responsable, limitándome a crear un futuro correcto, o ser una cabra loca, disfrutando de cada minuto como si fuese el último?

    Y otra vez, el ser o no ser... jajaja Y como Hamlet en esa ocasión, tampoco tengo la respuesta a mi pregunta.

    Un beso :)

    ResponderEliminar
  2. Hahaha me gusta la rpegunta de afinidades, la verdad es que por eos tendriamos que hacer lo que queramos, porque sino al vida se consume y el deseo y las ganas de vivir de apagan.
    Excelente texto, me encanta como etsa escrita, no has desaprovechado ni una linea.

    me ha encantado esta frase: El tiempo de una vida nunca es suficiente para llenarlo de todo aquello que te gustaría haber vivido

    Fantástico.
    muchos besos :)

    ResponderEliminar
  3. Interesante texto. Si es un prólogo, me da que puede tener buen tirón.
    Un beso

    ResponderEliminar

Por si quieres dejar tu huella aquí :)

c o r a z o n e s.