Carraspeó y cerró el tapón de una barra de labios que acababa de usar. Se miró al espejo, y aunque estaba muy guapa, dijo:
– Antes no me maquillaba tanto… ¿te gustaba igual?
- Sí, con espinillas y todo.
- ¡Es verdad! – Carla se rió alegremente – Cuando empezamos aún tenía… era una niña. Han pasado miles de cosas desde entonces. Casi tengo diciocho años y han pasado...
- Dos años – terminó Willy con voz dulce.
- Dos años desde que te enteraste, por accidente, que tu mejor amiga llevaba años loca por ti – recordó la chica, con mucha simpatía. Le causaba mucha nostalgia recordar eso - Por culpa de Noelia, que tiene la lengua demasiado larga.
- Pues ¿sabes qué? Jamás dejaré de agradecer a Noelia su metedura de pata.

7 comentarios:

  1. Gracias Noelia!! :)Me ha encantado el texto!

    Saludos Franceses!!

    ResponderEliminar
  2. A veces son esas meteduras de pata las que te dan la vida :)
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  3. que bonito! me a gustado mucho :)

    saludos desde el alba!!

    ResponderEliminar
  4. A veces las meteduras de pata resultar no serlo tanto.
    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
  5. Muchas veces no nos damos cuenta de las cosas bonitas de la vida (como el amor secreto de nuestro mejor amigo...)

    Besicos

    ResponderEliminar
  6. Una historia tan simple y sin embargo tan bien escrita... Me ha gustado mucho ^^

    ResponderEliminar
  7. Que forma más dulce de recordar.

    Besos.

    ResponderEliminar

Por si quieres dejar tu huella aquí :)

c o r a z o n e s.