Te estoy mirando y no puedo parar.
Eres una
obsesión.


- Si sale cara, puedes marcharte. Si sale cruz, te daré caza.
- ¿Y si cae de costado?
Él la miró.
- ¿Hay posibilidad de eso?
- Si no la hay, te dará igual apostar bajo esa condición.
Los ojos pardos de ella centellearon de diversión.
- ¿Por qué no lo decides tú?
- Quiero un beso.
Él se rió.
- Sigues apostando por imposibles.

8 comentarios:

  1. ¡Me ha encantado, aunque haya sido un fragmento pequeño! :)

    ResponderEliminar
  2. Pequeños, pero contundente ^^

    Apostar por imposibles siempre nos da espernzas. Nunca se sabe lo que puede pasar :)

    ResponderEliminar
  3. Que caiga de lado, que caiga de lado, que caiga de lado... a mi me parece la mejor opción! ;)

    ResponderEliminar
  4. de costadooooooooooooo! jajaja qué genial es tu blog, me encanta. te sigo un beso (:

    ResponderEliminar
  5. apostar por imposibles es tan apasionante..

    ResponderEliminar
  6. Qué bonito :)
    Te sigo ^^
    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar

Por si quieres dejar tu huella aquí :)

c o r a z o n e s.