- Rea, ¿qué te ocurre? – le preguntó, agachándose enfrente de ella. Le quiso tocar las manos, y entonces entendió lo que pasaba.
Tenía un corte profundo en el brazo derecho, y se lo sujetaba con el izquierdo. Datch lanzó una mirada nerviosa al suelo y vio un cutter con la cuchilla teñida de rojo en el suelo.
- ¿Pero qué has hecho, Rea?
Ella negó con la cabeza. El cabello negro le cubría la cara. Datch fue a apartarle el pelo para poder mirarla, pero Rea le empujó. Él no desistió. Cogió la sábana de la cama y tiró de ella para quitarla. Luego hizo una bola y la puso sobre su brazo. Ella sollozó, dolorida, y pegó un tirón del brazo. Datch se lo sujetó con fuerza.
- Tranquila – le dijo en voz baja.
- Déjame en paz.
Un trueno cayó sobre ellos, tan fuerte como los anteriores. Datch miró al techo, intranquilo.
- Tienes que calmarte, Rea.
- Ayúdame a irme – le pidió ella, levantando la cabeza.
Sus ojos le dejaron sin respiración. Datch quiso preguntarle a dónde quería irse, pero entendió que no se refería a ningún lugar en concreto. Se refería a su vida.
La abrazó con fuerza. Ella se tensó, sorprendida. Datch siguió sujetando la tela contra su brazo, y con el otro atrajo su cabeza hacia el hombro, acariciándole el cabello. No dijo nada, pero a Rea se le llenaron los ojos de lágrimas.
Había pasado demasiado tiempo sin recibir un abrazo franco. Dieciocho años.
- No tienes que estar aquí – le dijo ella con voz trémula. Las lágrimas no le dejaban decir más.
- Ahora sí. Tengo que salvarte – le respondió él con voz cálida.
Rea cerró los ojos y siguió lamentándose en su hombro. Muy despacio, los sollozos empezaron a disminuir hasta convertirse en un murmullo. Datch se apartó un poco. minutos después, y se dio cuenta de que se había quedado dormida. Volvió a sonar un trueno, que parecía relegarse hacia el cielo. La tormenta había amainado.

3 comentarios:

  1. me gusta mucho tu manera de escribir! me he leído más de una entrada y te felicito (si me permites, aunque sea una principiante en todo esto del blog). un beso!

    ResponderEliminar
  2. Que decirte, Sunnaris :)
    Sabes que adoro tu forma de escribir, te leo por el foro, por aquí... por todas partes, y me hice seguidora de tu blog.

    Es un fragmento pre-cio-so, y espero saber más de Rea y Datch, sin duda alguna ^3^

    Un beso enorme :)

    ResponderEliminar
  3. Ah, diosss!!! Tengo que poner me al día cone sta historia en el carrousel, que hace bastantes actus que no me paso para leer y comentar!!! :'( Jolín!!

    Un beso, Sunn!

    ResponderEliminar

Por si quieres dejar tu huella aquí :)

c o r a z o n e s.