Nando se había quedado dormido sobre mi regazo cuando el tren llegó a fin de trayecto. Miré por la ventana de soslayo. Gijón. Y con él, el mar. No había más recorrido. Suspiré, me puse la mochila en los hombros y cogí al niño en brazos. Bajé al andén con cuidado. Nando lo había pasado mal todo el viaje y ahora que estaba frito no quería que se despertase. Miré alrededor, buscándole, pero como siempre que habíamos hecho ese viaje, él ya estaba allí.
- Abuelo – le saludé.
- Mi vida – me dijo, y me dio un beso en la mejilla - ¿Y el equipaje?
- Sólo es una maleta, está ahí, en ese compartimento.
Él se subió sin pensarlo dos veces y cargó con esos veinte kilos en una mano. Sonreí.
- Qué fuerte estás ya, viejo.
- Y éste qué mayor – dijo él, acariciando el cabello rubio de mi hermano. Después dirigió sus ojos a los míos - ¿Y tú como estás?
No dije nada. Me limité a sonreír de forma sesgada. Mi abuelo y su mirada azul como el mar en calma me miró de una forma que me molestó. Nunca había soportado sentir la lástima de los demás.
- Volverá.
- No lo hará – le aseguré con voz ronca – Pero eso es lo de menos.
Mi hermano era lo más importante a partir de aquel día. Había empezado el principio del resto de mi vida. Mi segunda vida. Y por primera vez en mis trece años, sabía exactamente qué iba a hacer con ella.

10 comentarios:

  1. Qué bonita historia...
    Ojalá fuera tan fácil empezar de nuevo algo..o cambiar algo...
    TE seguiré leyendo, me gusta lo que veo:)un saludo

    ResponderEliminar
  2. TOT ¿Por qué no volverá? ¿Quién no volverá? Jo, que triste. La verdad es que con trece años parece una chica muy fuerte... Me han encantado estas frases: Había empezado el principio del resto de mi vida. Mi segunda vida. Y por primera vez en mis trece años, sabía exactamente qué iba a hacer ocn ella.

    Es un poco impactante, porque con trece años aún se es una niña.

    En fin, un besín! :P

    ResponderEliminar
  3. (oye, esto debe de estar mal, dice que he comentado a las seis de la mañana, y son las tres de la tarde)

    ResponderEliminar
  4. Bonito texto aunque triste. Tiene pinta de ser una chica con mucha fortaleza
    ¿Nueva historia?

    Un besazo :)

    ResponderEliminar
  5. Si sabes el camino, ya sabes el resto... costará más o menos pero...

    Besicos

    ResponderEliminar
  6. Poca edad para tomar responsabilidad. Crecerá más rápido sin cambiar su cuerpo de trece :/

    ResponderEliminar
  7. ¡Me encanta! Es obvio que voy a ponerme a seguir tu blog, es genial. Escribes muy bien, estoy también en el foro de Carrousel (allí vi tu enlace al blog).

    ¡Un besito!

    ResponderEliminar
  8. Me gusta mucho, mucho mucho mucho mucho...

    ResponderEliminar
  9. Eva Swan...

    Que recuerdos... si cierro lo ojos aún puedo verlo en la Gota de leche esperarme con ansias y amor!, quién diría lo que te puede hacer vivir un culo mayao eh?

    ResponderEliminar

Por si quieres dejar tu huella aquí :)

c o r a z o n e s.